sábado, 28 de febrero de 2009

Bailando


Ayer estuvimos en una ‘kili’ o, lo que es lo mismo, en una fiesta de baile típica escocesa. Tenía muchas ganas de ir a una porque me habían comentado que era muy divertido y he de decir que el resultado final no decepcionó.
El baile consiste en un montón de gente apiñada en una sala que sigue las instrucciones de baile que va dando un simpático instructor. Los pasos en general son bastante sencillos, de no parar y dar muchas vueltas y muchos saltos –imposible ir con tacones girls- al compás de la música celta. No es obligatorio ir con el kilt pero sí que es verdad que la mayoría de los escoceses iban vestidos de gala con sus faldas. Fue un puntazo ver a nuestros colegas así vestidos, de hecho, creo que es el día que sin duda más rabia me ha dado haberme olvidado la cámara.
Los bailes pueden ser en parejas, en grupos de tres, de cinco o todos juntos, dependiendo de la canción. Eso sí, si alguna vez tenéis la oportunidad de ir a una fiesta de estas os recomiendo ir preparados para el ejercicio físico. Yo después de tres bailes estaba literalmente destrozada, sudando y con la agobiante sensación de que en la sala faltaba oxígeno. Pero claro, es que encima no conviene que te sientes, porque si algún escocés te ve sentada –en particular alguno de los viejos que apestan a sudor- inmediatamente va a por ti y gritando te dice: -Vamos a bailar guapa!!!!! Y te ARRASTRA otra vez a la pista. Lo mejor es tomárselo con humor. Si hace un par de meses alguien me hubiera dicho que me lo iba a pasar de coña bailando y dando saltos con un señor de 60 años vestido con falda... probablemente no le habría creído.

1 comentario:

Gus dijo...

Ver para creer...Quién te lo iba a decir.
Un beso, guapa!