domingo, 4 de octubre de 2009

Whatever works (Si la cosa funciona)



Según dicen, el guión de este último trabajo de Woody Allen llevaba en sus manos desde los 70, y lo cierto es que, al ver el filme, uno tiene la sensación de estar viendo algo ciertamente familiar. Es como si Allen se hubiera copiado a sí mismo. La película tiene como protagonista a un excéntrico, hipocondriaco y sorprendentemente pesimista hombre de Nueva York (Larry David) quien está plenamente convencido de que la vida no merece la pena y los seres humanos no son más que gusanos o 'minigusanos' en los que no merece la pena confiar o enamorarse. Muy divertida, con giros inesperados. Y un gran descubrimiento: Henry Cavill, un chico jovencito que hace un papel secundario y que consigue enamorar -¡por lo menos a mí!- en unos minutos.

Nota: 7

1 comentario:

Alfonso Ortega dijo...

Me alegra que te gustase la peli. Yo no soy muy seguidor de Woody Allen pero esta pinta bien, asi que lo mismo me acerco a verla.


A ver si quedamos no? que hace mil que no os veo ni a ti ni a los chicos de MDO. Un besote!